Taller literario gratuito

27etras, grupo literario

Paciencia...

 

Un día invitamos a Myriam a que hiciera una breve semblanza de sí misma, del «sí misma» que escribe cuentos y los comparte con nosotros. Ella rehusó la invitación con estas palabras:

 

Entre nosotros, les puedo contar que soy Argentina con dos años de permanencia en USA, cantante lírica, casada con otro cantante. Que escribo y canto como necesidad orgánica. Que no estudié letras porque a los quince años le fui a leer mis escritos a Brandán Caraffa y él me dijo que yo era La Música, porque sabía que había sido niña prodigio, y yo entendí que decía que no estudiara letras, que no tenía talento, y antes, a los diez años, ya había entendido que los talentosos son los dictadores pasivos de las artes.

Si siguiera contándoles, siempre habría en mis palabras un malentendido que, por tontería o por fatalidad, quebró mi determinación. Que alguna vez fui famosa y me dio asco. Que fui a ver una obra de teatro autobiográfica de una actriz argentina y me vacunó contra todo intento de publicar lo que la voluntad de otros no rescate de mi historia personal. Que entre amigos es bueno contarse y reír, pero…

 

Quizá algún día Myriam cambie de idea.